Como un Mazcayu.

Ana P. Fernández Magdalena

Ella cincó adulces el so brazu caliente y desnudú escontra´? míu benditu branu-.

Demientres dexaba´l gin-tonic tintineando enriba la barra, atopé los sos güeyos nel espeyu del fondu argayando un camín pente les botelles, y noté que la mio camisa pegábasame, ñidia, al pechu.

-¿Fumes?-xuxurié-y

Cuasi torno llocu de gustu col so xestu despeutivu (vanme les moces dures) y averé los mios vaqueros a los sos un migayín más.

El ventilador del techu prebaba a dar daqué de fresco al personal, pero les sos aspes lentes, cuasi galdíes de tantos años dando vueltes, nun algamaben más que regolver l´aire cargaú de fumu y caldía. Esmucióseme pechu embaxu una gota de sudor ardiente.

Tenía la rapaza una llarga melota prieta que-y baltiaba penriba los hombros y que-y tapaba un migayín les curves selvaxes qu´apuntaben tres la fina camiseta blanca.

Cómo me prestaba imaxinar la so silueta na penumbra…naquel momentu. decidí qu´ella tendría de tar aquella nueche conmigo, fuera como fuese.

Eché-y otra güeyada y llamé con un xestu al camareru.

-Cóbrame les dos copes.

Paecióme entever una sonrisa sele nos sos llabios roxos que me fizo sentir como si fora amburriar per dientro.

Guardé la cartera nel bolsiellu de tras y mentantu esperaba la vuelta, sosprendióme vela sacar un llápiz de llabios del bolsu y garabatiar daqué, rápida, nuna servilleta de papel. Respinguéme cuando se llevantó y apegando´l so cuerpu al mio llombu, esmucio´l papelucu embaxo´l ceniceru.

Torné la tiesta y vila cómo colaba fasta la puerta ximielgando les sos ñalgues d´uraniu radiactivu enriba les playeres blanques.

Garré la servilleta alloriaú, pruyéndome por saber si atopaba elli´l so númberu de teléfonu o si yera la so mesma direición la qu´escribiere ella, vencida, y desendolquéla:

“¿Y la to cartera, mazcayu?”

Echemé la mano atrás y quedéme con ella tocando´l vaciu demientres contemplaba los cubinos de xelu que se desfarugaben no fondero´l mio vasu, como un mazcayu.

IESUS DIXIT

Y así habló jesús mientras se dirigía a Jerusalén la dorada:
Desde tres millas de distancia, veo relucir el templo. El templo reluce como el oro. En verdad, el templo de jerusalen, parece el centro del mundo y en verdad os digo que el templo no es más que un mercado de falsos ídolos. Digo más, el templo es un sepulcro blanqueado. Es brillante por fuera, pero en su interior solo hay podredumbre.
En el templo moran los lujuriosas y soberbios sacerdotes que piden para ellos y no para los demás. En el templo ofrendan los pulcros fariseos animales y dinero para probar delante de las gentes su fe en el falso dios. En el templo, los escribas conocedores de la ley se presentan ojerosos y magullados como señal de que han ayunado, demostrando así su virtud. En el templo, las mujeres piadosas lucen sus mejores galas y sus mejores perfumes, mientras repartenlimosnas a lisiados y
ciegos que tienen tierras, rebaños y mujeres producto de la explotación de su enfermedad.
El templo está prostituido. Condenados en vida están los sacerdotes. Malditos por siempre los fariseos. Perdidos están los escribas. Condenadas estan las mujeres que pasan por piadosas cuando no son más que putas. Desgraciados en vida sean los hombres contrahechos que comercian como todos, con la fe. En verdad os digo que esta raza de vivoras no peca por corromper el templo que en el fondo no es mas que un edificio que yo mismo puedo derruir y edificar en tres dias.
En verdad os digo, que esta estirpe maldita peca cuando expulsa del templo con piedras a una prostituta pública, a una viuda arapienta, a un endemoniado solitario, a un desgraciado manchado con lepra o un mujer adultera en vez de acogerlos con amor.
Sólo pensar mal de estos pobres hombres, condena en vida. Amarás al progimo sea cual fuere su condición y sean cuales fueren sus pecados. Yo ya estoy condenadoy no me queda la menor duda de que pagaré con intereses los crímenes de los que soy culpable.

Otto Helmut: Evangelios